La presencia de las mujeres en los casinos

Durante décadas, los casinos siempre estuvieron en manos del sexo masculino, salvo algún caso aislado con una tímida presencia femenina. La conquista de este espacio también se enmarca en el proceso de la emancipación de la mujer. Una liberación de una gran parte de la opresión ejercida por el patriarcado que ha roto los esquemas de una sociedad en la que por desgracia siguen aumentando las tendencias machistas. Como ocurre con la presencia de la mujer en los negocios, la figura de la mujer en los juegos de azar también ha supuesto un auténtico fenómeno, ya que se han convertido en jugadores más entusiasmas de los casinos que los propios hombres.

A diferencia de los casinos físicos, donde la habilidad de la mujer en las diferentes modalidades sigue estando cuestionada en algunas ocasiones, los casinos online son espacios donde las mujeres puede entretenerse con total libertad mientras demuestran que tienen tanta habilidad, incluso más, que los hombres. Todo ello con la ventaja de no tener que seguir un código de vestimenta determinado para poder entrar, como ocurre en los establecimientos de juego físicos. De esta forma, los juegos de azar son una las opciones de entretenimiento más populares entre las mujeres, ya que se pueden olvidar de las preocupaciones del trabajo y las responsabilidades que rodean el día a día.

Preferencia por las máquinas tragaperras

Las jugadoras pueden encontrar una amplia oferta de modalidades de juego en los casinos online que operan en el territorio español. La ruleta, el blackjack, el póker y las máquinas tragaperras son las más populares tanto para las mujeres como para los hombres. Las slots han sido históricamente la modalidad preferida de las mujeres, especialmente porque no requiere ningún tipo de habilidad y es una forma de relajación para olvidarse de todos los problemas laborales o familiares. De hecho, el 41% de las usuarios activas de las plataformas de juego online prefieren las máquinas tragaperras, contra un 59% de los jugadores.

La relación entre las mujeres y las máquinas tragaperras no comenzó con buen pie. De hecho, esta unión se enmarca en un acontecimiento histórico, la implantación de las slots en los primeros casinos norteamericanos. En la década de los años 40, Benjamin “Bugsy” Siegel, una de las figuras más relevantes del crimen organizado estadounidense de la época y brazo derecho del gánster Meyer Lansky, decidió instalar las primeras máquinas tragaperras en el conocido hotel y casino Flamingo Las Vegas, situado en el estado de Nevada. El mafioso neoyorquino pensó que esta modalidad era la más indicada para que las mujeres de los jugadores que frecuentaban el establecimiento de juego pudieran distraerse mientras sus maridos jugaban en las mesas de juego. Sin embargo, al poco tiempo comenzaron a generar muchos más ingresos que las mesas de juego, por lo que se convirtió en una modalidad imprescindible en la oferta del casino.

Las máquinas tragaperras online

Desde los años 40, las mujeres siempre han preferido las máquinas tragaperras antes que la ruleta o el blackjack, aunque tampoco se olvidan del bingo, otra de las modalidades más populares entre las jugadoras. Una pasión que es mayor en el territorio nacional, donde los juegos de azar han dejado una huella imborrable en la cultura popular a lo largo de la historia. En cualquier caso, la evolución de las slots, entre las que destacan las 888 slots, ha desembocado en un universo de posibilidades para las mujeres en el entorno digital, aunque siguen manteniendo los diseños tradicionales de las máquinas tragaperras antiguas. Una modalidad sencilla pero emocionante que se puede disfrutar desde la comodidad del hogar a cualquier hora del día.

Las máquinas tragaperras ha sido la modalidad que mejor se ha adaptado al entorno digital. Por este motivo, no es de extrañar que haya contribuido enormemente al crecimiento del sector del juego online. Un escenario donde también entra en juego el papel de la mujer, ya que son las que más tiempo dedican a las slots en los casinos onlineque operan en el territorio español. A pesar de ello, jugar en un casino sigue siendo un tema tabú para muchas mujeres, por lo que todavía queda un largo camino por recorrer para normalizar la presencia de las jugadoras en los establecimientos de juego, tanto físicos como online.