Los chips y hasta las tarjetas con banda magnética son cosa del pasado: el futuro de los casinos está en la bancarización, el Big Data y las aplicaciones

Aunque no lo notes, el mercado de los casinos en México está en expansión: en pleno 2019, México cuenta con un potencial de 3 millones de usuarios para los casinos físicos, sumado a los 3 millones del emergente segmento de los casinos digitales, de acuerdo con Samia Bounaira, desarrolladora de negocios de Cash2Go, la firma detrás de un nuevo concepto para bancarizar a los jugadores.

Justamente para este perfil fue desarrollado Card2Go, un plástico que suma las bondades de una tarjeta closed-loop, o cerrada, que se puede recargar y usar dentro de un casino, con una tarjeta open-loop, o de débito tradicional, respaldada por una institución bancaria y una financiera, a la que se suman aplicaciones de la nueva banca como las transferencias o el pago electrónico.

Así, Card2Go ofrece una nueva apuesta en la manera en la que el dinero se mueve del sistema cerrado de los casinos al sistema financiero y, de paso, aporta a la bancarización de segmentos que por muchas razones están fuera del circuito monetario, como son muchos de los asiduos a los casinos en México.

“México es el mercado perfecto para lo que estamos haciendo. Es un país que quiere migrar a los pagos digitales y que está en pleno proceso de bancarización”, dice Scott Walker, presidente de Cash2Go. “Hablamos de un proceso de educación. En cuanto (las partes) vieron los beneficios de mercado se emocionaron”.

MasterCard entra al quite

La tarjeta, montada en la estructura financiera de MasterCard, en realidad contiene dos cuentas dentro de ella: la primera, de una estructura cerrada o closed-loop, administrada y pensada para ser empleada dentro de los casinos y alojada en la tecnología magnética del plástico.

Y la segunda, una cuenta de débito alojada en el chip y sustentada por la institución bancaria mexicana Financiera Sustentable. Su uso contempla, además, una aplicación, como las diseñadas por la banca digital, en la que pueden realizarse movimientos entre ambas cuentas, recargas y en el futuro inmediato la posibilidad de pago de servicios de manera remota.

Ante esta estructura tecnológica surge un beneficio inesperado para todas las partes: la disminución del flujo de dinero físico en un ambiente que pudiera no ser de los más seguros, así como facilitar el seguimiento a los recursos para más seguridad de los usuarios.

“Es lo que organismos como el Banco de México o la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, están buscando: usar menos dinero físico, así que tenemos más transparencia en el destino electrónico de este dinero. Eso es muy importante para los casinos porque el costo del efectivo es muy alto”, afirma Bounaira.

Una apuesta por el Big Data

Detrás de Card2Go se encuentra la compañía estadounidense Cash2Go, fundada en Las Vegas en 2015 y enfocada en el desarrollo de soluciones financieras y de pago. Ésta tiene una filial encargada de la operación en México: la startup C2GO. Los miembros de esta filial son prominentes figuras de la industria del juego en EU, banca de inversión, plataformas de pago, e-commerce aunado a una larga relación con plataformas de servicios financieros del tamaño de VISA y MasterCard.

Uno de ellos es Scott Walker, su presidente, especialista en diseño de nuevos productos y tecnologías con 20 años de experiencia en la industria del juego, su CEO, Craig Libson, quien lleva dos décadas trabajando con plataformas de pago P2P (persona a persona) y B2C (negocios a consumidor), así como  Samia Bounaira, vicepresidenta de Desarrollo de Negocios con 20 años de experiencia en el e-commerce de Latinoamérica y una larga relación con Visa y MasterCard en su haber.

Los miembros de consejo de administración forman parte de otras fintech y compañías como Visa o BlackHawk Networks.

Card2Go tiene un acuerdo de exclusividad con Win Systems, una compañía española basada en Barcelona dedicada a soluciones de juego y administración exclusivas de los casinos y dueña del software de administración de casinos WIGOS.

El negocio es redondo: más del 80% de los casinos en México, incluidos grandes jugadores mexicanos como Palacio de Números, Casino Central y PlayCity, y que conforman en total 230 marcas en su cartera, emplean este sistema de gestión que ahorra costos y trabajo administrativo pues concentra las métricas de entrada y salida de flujo financiero  lo cual, facilita los ingresos y el control de dinero electrónico reportable.

‘El sistema de administración es el corazón de cualquier casino, es básicamente lo que rastrea todo el dinero que entra y sale, rastrea a los clientes, básicamente controla todo: las finanzas, el marketing y todos los sistemas de juego’ apunta Libson, su CEO.

Por su parte, Mastercard gana al recibir una comisión además del valor agregado de administrar cientos de clientes que utilicen su red financiera en terminales y cajeros automáticos, pero, ¿cómo gana Card2Go dentro de toda esta operación?

La respuesta es muy simple: comisiones. La startup recaba 1% de las operaciones realizadas en terminales y cajeros automáticos de la red financiera de MasterCard. Sin embargo, su apuesta es mucho más ambiciosa que eso.

Como cualquier otra tarjeta de débito, la firma considera un programa de recompensas y es ahí en donde interviene la tecnología. Al plástico lo acompaña su propia interfaz digital: una aplicación en la que pueden realizarse movimientos del “circuito cerrado” al “abierto” sumado a otras características de seguridad.

La carta fuerte de C2Go en este sentido golpea más bien al marketing y al Big Data: la app comenzará a recabar información de los hábitos de consumo del usuario, lo que  permitiría enviar publicidad dirigida y robustecer su sistema de recompensas además de representar una oportunidad de alianzas comerciales.

El ‘Uber’ que lleva el dinero de los casinos al sistema financiero

En realidad, Card2Go existe más bien como un conector entre el proveedor de servicios de los casinos y el sistema bancario a partir de una institución financiera, que en este caso es Financiera Sustentable de México.

Su estructura de operación podría ser comparada con la de Uber, ya que más allá de ser el “conductor” o el “pasajero” conecta a través de su sistema a las tres partes involucradas en el negocio de los casinos.

Al igual que la compañía de movilidad de San Francisco, C2GO se adapta a las regulaciones de cada país en el que aterriza. En materia fiscal actualmente es posible retirar efectivo directamente de un cajero automático con esta tarjeta, sin embargo, antes de hacerlo la aplicación notificará el porcentaje que las autoridades tributarias, en este caso el SAT, retendría.

En materia antilavado de dinero, se ciñen completamente a las regulaciones tanto de los casinos, como del banco: al crearse una cuenta en un casino, se solicita una identificación oficial y comprobantes. Al mismo tiempo, el banco crea una cuenta espejo con la misma información que debe ser corroborada y que es dada con absoluta confianza de ser verdadera.

Los directivos de esta startup aseguran que sólo con la implementación de estos protocolos, podrían tener detrás una firma financiera tan grande como lo es Mastercard.

¿Qué sigue para Card2Go?

Actualmente Colombia es el mercado más extenso de casinos virtuales, por los que darán sus siguientes pasos de bancarización en esos territorios, sin embargo, el camino a recorrer y las metas son tan lejanas como Chile, Costa Rica e incluso Filipinas y 200 mil tarjetas tan sólo en México.

Además, aseguran que no descartan trabajar otras compañías del tamaño de Visa, que están interesadas en involucrarse en el futuro de los casinos.

A %d blogueros les gusta esto: